Cupón descuento

cuando_papa_portada_tw_04

Teníamos ganas de dedicar una entrada a uno de nuestros escritores favoritos: Ulf Stark. A modo de pequeño homenaje, repasamos brevemente la biografía de este gran autor sueco.

Ulf Stark nació en Stureby, Estocolmo, en 1944, lugar donde también creció. Desde muy joven se sintió atraído por la literatura y la escritura, y con 19 años escribió su primer poemario: Ett hål till livet. Así comenzaría una exitosa y prolífica carrera como escritor y guionista.

Su primer libro infantil, Petter och den röda fågeln, se publicó en 1975. Sin embargo, sería la obra Dårfinkar och dönickar, publicada en 1984, la que supuso un antes y un después en su trayectoria como autor. Algunos de sus libros más representativos son:  ¿Sabes silbar, Johanna?, El jaguar, Cuando papá me enseñó el universo o Las zapatillas mágicas de mi amigo Percy. La popularidad de esta última obra, de hecho, motivó la publicación de dos secuelas: La visita del jeque y Mi amigo Percy, Buffalo Bill y yo.

Durante la década de los noventa Ulf Stark ocupó una silla en la Academia Sueca del Libro Infantil. El autor recibió algunos de los premios literarios más importantes: Premio Astrid Lindgren (1993), Deutscher Jugendliteraturpreis (1994), Premio August (1996) o el Premio de Literatura Infantil del Consejo Nórdico (1998).

Stark se caracterizó por su escritura versátil, plagada de humor. Escribió más de cien libros, traducidos a más de una treintena de lenguas, convirtiéndose en uno de los autores más populares y queridos de Suecia.

Ulf Stark falleció a causa de un cáncer el 13 de junio de 2017 a la edad de 72 años.

Te dejamos con un fragmento de Cuando papá me enseñó el universo (Galimatazo Editorial, 2018):

—¿Lo ves? —dijo papá.

Y sí que lo veía, a pesar de que era casi de noche.

Vi un caracol del universo que se arrastraba por una piedra.

Vi una brizna de hierba que se mecía al viento del cosmos.

Allí crecía una flor que se llama cardo.

Y allí estaba papá, mirando fijamente el firmamento.

—Sí, papá —susurré—. Lo veo.

¡Todo aquello era el universo!

Me pareció la cosa más bonita que había visto nunca.

Comparte esta entrada

Deja tu comentario aquí